viernes, 28 de octubre de 2016

La Dama y El Vagabundo


Tengo que reconocer
que estoy ansioso,
sé que lo desea
tanto como yo,
sepa que mi alma
se llena de alborozo
al saber que estaremos
a solas usted y yo.

Es difícil aceptar
que una dama como usted
desea un romance
con alguien como yo,
que solo soy mundano,
bohemio de la vida,
que vaga por el mundo
creyéndose un dios.

Pero igual que toda dama
reprime sensaciones,
que siente muy adentro
oculta en su interior,
que en sueños se desbordan
sintiendo emociones,
para eso es preciso
renunciar al pudor.

Pero la vida mundana
no es digno de una dama,
después de ser amada
en todo su interior
volverá nuevamente
a ser una señora,
y de nuevo yo mendiga
suplicando su amor.


PanchoTronera

No hay comentarios: