martes, 1 de noviembre de 2016

El Hombre Lobo


Luna grande, luna llena, ya me duele la cabeza,
brazos, manos y piernas los tengo adormecidos,
mi cabello reluciente pierde textura, brillo
y se convierte lentamente en una crin de felino.

En mis encías hay sangre con unos largos colmillos
y mis ojos van brotando lágrimas color rojizo,
las uñas de cada dedo van terminando en un filo
que pudieran desgarrar las carnes y los tejidos.

Bajo nubarrones negros que vuelven gris el camino
una melodía atemorizante acompaña mi destino,
siento rabia, siento miedo, llevo una pena conmigo
y al entrar a una cantina hay gente bebiendo vino.

Una dama se me acerca complaciendo el gusto fino
que me ha quedado de cuando era un humano sencillo,
no se asusta, no se arredra, no se intimida conmigo,
mientras que otros presentes mancharon sus calzoncillos.

La escena espeluznante, el rostro de los vecinos,
empiezan a divertir al resto de mis amigos
que se asomaron a ver por las ventanas de vidrio
pues íbamos a una fiesta y no quise orinar…
por no quitarme el disfraz en la orilla del camino.

PanchoTronera

No hay comentarios: