domingo, 4 de diciembre de 2016

La tinta de mis recuerdos


La tinta corre en mis letras
con la nostalgia del tiempo,
tengo en mi mente un baúl
lleno de gratos recuerdos,
son momentos infantiles
cuando mi vida era un juego
que inocente disfrutaba
con amigos verdaderos.

Con el tiempo los amigos
también han ido creciendo,
los vecinos, mis amigas,
compañeros de colegio
disfrutábamos en paz,
sanamente y con respeto,
aunque una que otra niña
me miraba por mampuesto.

Cuando éramos infantes
las niñas nos llevan trecho,
porque hay que reconocer
que maduran a destiempo,
hablan de novios, conquistas
nos involucran en eso…
que hace sentir cosquillas
y nos pone a tragar grueso.

Uno se las da de listo
pero todo es puro cuento,
queríamos impresionarlas
cultivándonos el cuerpo,
en las fiestas nos poníamos
a bailar en retroceso
y algunas veces tocaba
dar vueltas en el pavimento.

Pero ya todo pasó,
ahora sí somos completos
escogimos las parejas
que es lo que más queremos,
con las que hacer una familia,
comprar casa, apartamento
o aunque sea un ranchito
donde no falte el respeto.

La tinta se está acabando,
mis recuerdos quedan secos,
algunos de mis amigos
ya se han estado muriendo,
queda poca compañía
para contarnos los cuentos
que aunque parezcan mentira
vivimos en su momento.

La tinta se va mezclando
en su oscuro color negro
con las lágrimas caídas
producto de los recuerdos,
vengo siendo de los pocos
que ya llegamos a viejo,
pero así mismo es la vida…
ya llega la despedida,
solo seremos recuerdos.

PanchoTronera

No hay comentarios: