lunes, 12 de diciembre de 2016

Vete


Vete tranquila, no te detengas,
no te reprocho tu proceder,
no me haces daño, no te preocupes
después de todo no fuiste cruel.

Que ya te sientas de mí cansada
no es señal de tu inmadurez
por el contrario, es cosa buena
te acostumbraste a ser infiel.

Más sin embargo, aunque parezca
que esté sufriendo por tu querer
estoy consciente que yo te debo
la corta vida que te robé.

Y aunque ahora vayas con otro al lado
haciendo vida en tu desnudez
no me podrías a mí olvidar…
ni de tu piel podrías borrar
la honda huella que te dejé.

PanchoTronera

No hay comentarios: