jueves, 20 de septiembre de 2018

Cuando el tiempo se acaba


No importa de dónde vengo,
ni importa de dónde soy,
no importa si aquí en mi mente
no recuerde adónde voy,
no me importa si he dejado
por legado una fortuna
de efímeras posesiones
heredadas desde cuna.

Ya no quiero recordar
el camino que yo anduve,
ni siquiera a los amigos
que en algún tiempo yo tuve,
ni tampoco a mis amores
cuando anduve por las nubes,
ni quisiera recordar
los sitios donde yo estuve.

Solo quiero desde ahora
vivir momento a momento,
disfrutar a cada instante
sin pensar en los tormentos
porque siento que a mi vida
ya le queda poco tiempo
y solo quiero vivirla…
a tu lado vida mía
antes que acabe mi tiempo.

PanchoTronera

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Legado


Ya no tengo la apariencia 
de mis años juveniles,
he visto correr el agua,
he visto pasar abriles,
pero conservo la fuerza
y lucidez increíble
de un hombre que ha vivido
religiosamente firme
y que ha llevado su vida
de una manera sublime.

A pesar de la dureza
de este mundo impredecible
y de todos los reveses
que me son indescriptibles
están los grandes momentos,
los alegres y los tristes
que según quien los recuerde
añadirá los matices
al libro de nuestra vida
y valdrá  lo que viviste.


Cuando ya se acerca el día
de este mundo despedirse
comienzas a recordar
los pasajes que viviste...
si fueron buenos o malos,
si te gustó lo que hiciste
y si de todo aquello
que en algún tiempo tuviste
olvidaste algún legado
del que no te desprendiste.

Si el balance ha sido bueno
no hay de qué arrepentirse,
de esa manera la muerte
no parece tan terrible
sino más bien la ocasión
de celebrar, antes de irse…
una existencia exitosa
en donde toda la gloria
caiga sobre la memoria
de la vida que viviste.

PanchoTronera

domingo, 16 de septiembre de 2018

Cabalgando


Hoy ensillé mi caballo
pa´  encontrarme con la brisa,
esa brisa que me lleva
al calor de su sonrisa,
en el lomo de mi potro
cabalgo por la sabana
para encontrarme con ella,
mi linda y bella mulata.

Los espinos del camino
no detienen mi caballo,
parece que fuera él
el único interesado,
toma atajos por senderos
que poco se han transitado
y va venciendo al camino
con su paso acelerado.

Se detiene en una “vega”
a la orilla de un “jagüey”
yo me apeo, voy con él
y desenvaino el acero,
corto unas flores primero,
unas palmitas pequeñas
y las arreglo en un ramo
como le gusta a mi negra.

Y así sigo cabalgando
por el camino cerrero,
el verano sabanero
hace sudar a mi “bayo”,
mientras avanza la tarde
y el sol sigue calentando
a mi negra le preocupa
que éste viaje dure tanto.

Al caer los “arreboles”
un lucero me ilumina
y un "agüaitacamino"
me va sirviendo de guía,
no ha sido un viaje sencillo
pero razones me sobran
y mi caballo retoza
porque él está en lo mismo.

Yo no lo había notado
pero ya lo presentía
que a pesar del duro viaje
él sus razones tendría,
la misma que el corazón
su pecho reventaría
pues el amor de la zaina
de mi negra, él … pretendía.

PanchoTronera

sábado, 15 de septiembre de 2018

NADA GRAVE

Amor de pueblo


Los pueblos cuentan historias
de cómo han ido cambiando,
las fachadas, los postigos,
los zaguanes y los patios,
se han ido para dar paso
al concreto y al asfalto
que no han podido borrar
mis recuerdos empolvados.

Las placitas pintorescas
con bancos a cada lado,
permitían el descanso
de los jóvenes y ancianos.
yo recuerdo las escuelas,
vendedores de “raspado”,
con sus bolsillos repletos
de monedas de a centavo.

Los domingos tempranito,
al doblar del campanario,
las iglesias congregaban
a fieles del vecindario,
yo por mi parte acudía
con mi misal y un rosario,
pero era solo por verte
porque estaba enamorado.

Tú no pensabas en mí,
pues te seguían los pasos
jóvenes pretendientes
de los pueblos aledaños
sin embargo, el sentimiento
que para ti había guardado
me hizo luchar por tu amor…
para formar el hogar
donde sembré mi legado.

PanchoTronera

jueves, 13 de septiembre de 2018

Ruego de amor


Tengo pensado rogarle que me quiera,
que me deje sembrarle mis afectos,
y que escuche decirle que la quiero
mientras pueda seducir su bello cuerpo.

Es posible enamorarme de sus ojos,
de hecho, ya yo creo que lo han hecho,
de su voz, su sonrisa, sus cabellos
y lo poco que apenas he descubierto.

Poco a poco descubro lo que siento,
que usted por dentro es algo bello,
que llena mis pasiones y deseos,
asentándose con fuerza y sentimiento.

Es así que caigo y me someto
al amor que me arriba en un momento
en que estaba sin rumbo, algo disperso
y me hace sucumbir a sus deseos.

PanchoTronera